Category Archives: Uncategorized

¡Europa allá voy!

2.314K corridos, 310 días viajando

Empecé mi nuevo periplo por Croatia, sin mucha otra opción: América del sur cerrada a cal y canto por ésto del Covid-19 y Asia más o menos igual. La “Europa rica” también quedó descartada en un primer momento por restricciones presupuestarias 😉 asique empezar por el Este, con un soft-landing como Croatia (cuyas playas en setiembre y su paisaje mediterráneo) me parecieron una elección buena.

¡Y ciértamente fue un acierto! Nada más llegar a Dubrovnik, mientras esperaba el bus que me acercaría la city, pude contemplar los colores anaranjados de la puesta de sol y oler los pinos. Además, por la temperatura supe dos cosas, una buena y una mala. La buena: ¡verano total en Dubrovnik, viva!; y la no tan buena: ¡mierda, mi mochilita estaba hecha para el frío! En fin, algo encontraría…

Tras mucho meditar si hostel o habitación privada, me decanté por hostel desoyendo los consejos de mi amiga Noelia, que como médico está muy concenciada del virus. Pero lo hice, además de por la pasta, porque supe que en Croacia había muchísimos menos casos, y porque la posibilidad que tenía era coger habitación sin baño, lo cuál no sé hasta qué punto resolvía el problema. El caso es que, a pesar de que estuviera el hostel hasta arriba creo que fue una buena decisión: ¡el virus era tan remoto por aquí que los croatas no usaban ni mascarillas! Menudo gustazo poder andar sin bozal 🙂

En el hostel tuve sensaciones encontradas. Por un lado me llevé una buenísima al principio porque me acogieron muy cariñosamente una simpática pareja de argentinos (Erica y Leo). Pero por otro lado, nos recomendaron a mí y a otro español (Fer) que pilláramos cama dónde pudiéramos: ¡qué esperar del alojamiento más barato de Dubrovnik, jajajaj! ¡Espero tener el valor de confesarle a mi padre que no he explicado ni a los dueños ni a los huéspedes quién era Isabel La Católica, que es así cómo se llamaba el sitio y mi padre al saberlo estaba muy interesado en que adoctrinara al personal!

Hice muy buenas migas con el grupete de los argentinos y el español, y compartimos más de un velada (nada más llegar la primera) y días de playa. Las playas por allí eran de guijarros o incluso de cemento, pero acondicionadas con escaleras para poder subir y bajar al azulísimo y turquesísimo mar 🙂 ¡La dolche vita vaya!

Además, había una caminata al punto más alto, el SDR, desde donde podías ver la panorámica de la ciudad vieja. También había por supuesto la opción para los burgueses de subir en teleférico, pero no seré yo quien la recomiende: mucho mejor andar y probar la forma física de tu compi. Fer en este caso dio la talla pero bien, ¡buen fichaje para futuras aventuras!

Vistas de la ciudad vieja desde el SDR

Otro buen fichaje fue Óscar, el voluntario colombiando del hostel. Nos ayudaba a decidir planes y playas e incluso un día se vino a correr conmigo. ¡Estaba fuerte, jajajjaja, pero sobre todo se conocía una ruta chulísimas que iba bordeando la costa!

Con Óscar after running

Además de paseos y demás (helados incluídos), hicimos planes para ir juntos los cuatro a Split, después de follones intentando buscar barcos en bus, ¡asique no creo que sea la última vez que escriba de ellos en el blog!

Con Fer, Erica y Leo en las murallas

Carreras en Asia: competir en Nepal, India y Myanmar

Desde que empecé a viajar, uno de mis hobbies favoritos ha sido apuntarme a carreras por todos los sitios que he podido. Durante 10 meses por Asia he competido en Nepal, India y Myanmar.

Después de experimentar en varias ocasiones las mieles de las competis extranjeras (viajando, además de lo relativo al running, he presenciado eventos deportivos de lo más variopinto, como el Chinlon en Myanmar), saco las siguientes características comunes de las carreras en Asia. En primer lugar, que son difíciles de encontrar y hay poca info de ellas en Internet (la mayor parte de las veces se entiende porque son primeras ediciones). Además, son caras comparado con el nivel de precios del sitio donde se organizan (aunque más baratas que en España) y diferencian entre precio para los locales y precio para los extranjeros (y por supuesto pagamos más los extranjeros). Por último (jeje, y más importante), otra característica común es que me he subido al podio en casi casi todas las competis que he realizado 😉 porque, a pesar de ser muy buena, allí hay menos nivel.

En Nagarkot (Nepal) quedé la segunda nada más aterrizar

A pesar de las similitudes, hay diferencias notables dependiendo dónde compitas, por lo que es importante que tengas en cuenta algunas características particulares de cada país.

Trail running en Nepal

En Nepal tuve la ocasión de correr entre Octubre y Noviembre 2019 dos carreras: Race #10Nagarkot (15K) y Nepal Impact Marathon 2019 (10K).

Ambas competiciones fueron de trail running. Estuvieron organizadas por personal extranjero y más o menos el 50% de la gente éramos corredores internacionales (la otra mitad nepalí). Además, pude hacer la inscripción y el pago on-line.

Las carreras se parecieron mucho a las de trail en España: poca gente (no llegábamos a las 100 personas por categoría), recorridos por parajes naturales (claro, que siendo Nepal fueron espectaculares), avituallamiento contundente al final (Daal Bath, que es la comida típica nepalí consistente en una base de arroz, y varios platillos con un guiso de lentejas, con curri y con encurtidos) y un ambiente muy propenso para conocer a gente del mundillo (conocí a más de una persona con la que más adelante volvería a correr). Una de las diferencias principales con los eventos españoles es que te facilitaban el transporte desde Kathmandu (un bus destartalado, pero como todos los transportes allí).

Con Bani, amiga que conocí en Nepal Impact Marathon 2019

Además puedo presumir de no haber hecho mal papel en ninguna: puedes leerte la crónica de ambas carreras en mis posts Podio nepalí y Por 1 :S. Y por último, si dudas con la distancia, anímate a hacer algo más largo: ¡yo en la última me quedé con las ganas de en vez de 10K haber hecho 21K!

Carreras de asfalto en India

En India una de las cosas que más me gustó es que el tema está más informatizado que en Nepal o en Myanmar. Existe incluso una web en la que puedes mirar el calendario de carreras, lo que facilita mucho a la hora de buscar competiciones.

Por el contrario, no me gustó mucho el que las categorías incluyeran una modalidad de extranjeros. Además de hacernos pagar más, se aseguran que el premio (a veces en metálico) sólo se reparta a corredores nacionales. ¡De no ser por eso, fijo hubiera ido a más!

Con mi hermana Jimena en 4th One Race

La modalidad más común son carreras de asfalto, a las que se apunta un gran número de gente (unos 2.000) generalmente, aunque yo corrí una media maratón (Navi Mumbai Half Marathon) en la que como sólo fuimos unos 40 apuntados quedé primera absoluta, ¡mi primera vez! Además, suelen organizar una feria del corredor divertida el día anterior para recoger los dorsales, que puedes comprar por Internet. Eso sí, prepárate para madrugar: tanto en la 4th One Marathon Race (media maratón) como en la Winter Delhi Half Marathon (10K) que corrí en invierno 2019, ¡el pistoletazo salida se daba a las 6 de la mañana!

De nuevo, te dejo los links a los posts escribí con las crónicas de las tres carreras: 22.197m, La meta es el camino y Dixit, tuk tuks y relax.

Competir en Myanmar

La última experiencia que tuve de apuntarme a una carrera viajando fue en Myanmar: Shan Highlands Trail Run 2020 en marzo ¡apurando los eventos antes del Covid-19!

No puedo hacer una comparativa al ser la única que corrí (porque en Myanmar no organizan muchas carreras) pero os puedo resumir las características principales. En este caso fue una carrera de trail, organizada de nuevo por extranjeros y con una mayoría de corredores también extranjeros. Además en este caso te facilitaban tanto alojamiento como transporte desde Yangon (de pago), y te invitaban a la cena del día anterior tras recoger los dorsales.

Competí por primera vez algo más largo que una media: fueron 24K, ¡y me fue genial: quedé cuarta de la general y primera femenina! Puedes ver la crónica en mi post Tapering y Carrera en Myanmar.

¡Me lo pasé de miedo!

Correr en Asia carreras organizadas es una de las experiencias que más me han enriquecido en lo que llevo de viaje, ¡animo mucho a quien se lo esté planteando a que pruebe suerte!

Además en Carreras puedes ver mis planes de competi cuando quieras y apuntarte conmigo, ¡no excuses!

… Datos de Thailand

En el país de la sonrisa, además de haber sonreído y pasado un tiempo estupendo (y muuuuuuy largo), ¡he corrido muchísimo: 928K! Pero ésta vez, en lugar de dejarte tooooodas los links a las rutas que he corrido, te recomiendo leas mi post Las mejores rutas para correr en Thailand (for dummies), en el que te hago un resumen (y no te aburro) con los caminos y los enlaces más interesantes.

Además, puedo presumir de conocerme Thailand genial, asique pongo mucho énfasis en estas recomendaciones:

  • https://g.co/kgs/u25SEN – En Trat, alojamiento barato y acogedor, perfecto para pasar un par de días relajados. La dueña es encantadora.
  • https://maps.app.goo.gl/UefX3jBdXceiRrA56 – Este restaurante de Bangkok ofrece precios locales en un ambiente más cuidado de lo habitual. ¡Además la sopa de coco está riquísima!
  • https://tt-hostel-chiangrai.business.site/ – De los alojamientos más baratos en Chiang Rai (100THB por noche en el dormitorio), ¡qué acierto! El personal es majísimo y tiene un desayuno occidental (tostadas, dulces, café y fruta) incluído.
  • http://www.theriverside-lampang.com/ – En Lampang, alojamiento impecable: buena cama, baño con bañera y zonas comunes muy agradables. Además de la decoración (muy tailandesa y cuidada), Lorenza la dueña es una francesa siempre predispuesta a ayudarte.
  • https://g.co/kgs/ZzXD5Z – En Pai, en este hostel los domingos a las 21h hacen un espectáculo de malabares con fuego  muy recomendable (50THB).
  • https://g.co/kgs/qtKexT – También en Pai, restaurante birmano con opciones veganas, las ensaladas muy recomendables. Precio estándar y ¡te dan un buen plato de fruta gratis!

Las mejores rutas para correr en Thailand (for dummies)

Las mejores rutas para correr en Thailand no son las más largas, ni las más técnicas, ni las más duras, a pesar de que a mí me encante sufrirlas 😉

Si te gusta el deporte y viajar, seguro que te encantará correr y recorrer tus destinos de una manera tranquila y sin sobreesfuerzos.

Y para demostrarlo aquí una lista con más de 10 ejemplos de que no hace falta ser un maratoniano para disfrutar de una ciudad, un paisaje o una atracción turística corriendo.

Correr por Bangkok

Tu viaje al país de las sonrisas va a pasar sí o sí por la capital, pues tiene los aeropuertos más importantes, está bastante centrada, tiene mil cosas para ver y hacer y es un must si te gustan las ciudades asiáticas.

A mí me encanta callejear por los barrios de las ciudades para empaparme de su gente y cultura: ir en busca de arte urbano, de gente pintoresca, de sus zonas menos turísticas y de las escenas más bizarras.

No te van a faltar rutas para correr por los barrios de un Bangkok lleno de contrastes, pero estoy aquí para hablarte de las mejores rutas para correr en Thailand y debo destacarte estas:

  • Lumphini park. Piérdete por este maravilloso parque, pulmón de la contaminada urbe de la capi. Es el Central Park/Retiro/Hyde Park de Asia. Un imprescindible para recorrerlo andando, corriendo, pedaleando o con tu esterilla para practicar uno de los muchos deportes que practica allí la gente local. Te dejo aquí mi ruta corriendo en Lumphini park (en Wikiloc).
  • Ruta por el norte de Bangkok. Si tienes la suerte (buena o mala) de coger un bus para el norte del país (yo volvía de Mae Hong Son) puedes ir a correr a Wachirabenchathat park. Es muy bonito, y aunque el perímetro apenas cuenta con 3K, puedes perderte en sus caminos. Además, en la estación de buses tienes por 10THB duchas (como 0,3€), y la consigna es gratis siempre que presented el billete de bus: ¡no hay excusa! Te dejo el recorrido que hice yo, también de Wikiloc.

Correr por Ko Kut

Ko Kut es la isla perfecta para pasar una pandemia mundial y conocerla mejor que la palma de mi mano. Eso sí, si no estás en forma, ¡te vas a poner! Porqué en toda la isla no existe ni un 1.000 plano (doy fe, que entrené por ahí miles y fartlek: lo puedes ver en mi IG). Las rutas imprescindibles son:

  • La famosa ruta de mi reto del libro de la selva, por si aún no la has visto, pégale un vistazo a los verdes del camino (mira ésta publicación de IG). Es una ruta técnica y bonita por caminos entre la selva (con su preciosa cascada de obligatoria visita).
  • Inventate una ruta playera sencillita que termine en el muelle de Ao Tapao al atardecer. Disfrútalo y tómate una fresca en alguno de sus hoteles a pie de playa, un imprescindible para mí que no encontrarás en las guías de viaje.
  • De Este a Oeste. Otra ruta chula (pero cañera, aunque apenas son 10K) puede ser or desde el pantalán de Siam Beach al Puerto de Ao Nai Yam, y así podrás presumir, como yo, de haberte hecho un Forrest Gump (de nuevo, te recomiendo le eches un ojo a otro post de IG).

Correr junto al Mekong

Como ya sabrás, recorrí el río Mekong en bici en su recorrido como frontera con Laos. Este río desprende paz y correr junto a el es una de las mejores cosas que me guardo de mi viaje.

Destaco sobretodo correr por los paseos fluviales de: Nakhon Phanom, Bueng Kan y Nong Khai.

Además, en Udon Thani (término de la ruta cicloturista por el Mekong), si tienes mono de correr acompañado 😉 puedes acercarte a Nongprajak park, y dar un par de vueltas (por lo menos eh, que yo me hice tres) al emblema de la city: su lago con el patito de goma. Te dejo aquí mi ruta de Wikiloc para que no te pierdas.

Lago en el parque de Udon Thani

Correr por Lampang

Lampang es una ciudad con un paseo fluvial de lo más interesante, con parques en la ribera y arte urbano en sus orillas. Recórretelo de arriba a abajo (como hice yo, mira aquí la ruta de Wikiloc).

Paseo fluvial en Lampang

Correr por Pai

Pai es un paraíso paisajístico: el valle verde hace que sea in entorno estupendo para ir en bici, paseando o corriendo. Sin embargo, a mí me gustó especialmente una ruta que combina el norte del pueblo y rodea el valle, pasando a la vuelta por el aeropuerto. El recorrido exacto lo puedes ver en Wikiloc, y si tienes tanta suerte como yo te encontrarás en el recorrido a mucha gente haciendo deporte.

Además, si eres valiente, puedes atreverte a enlazar a pata varios puntos clave: el Memorial bridge, la casacada Pembok, el Pai Canyon y el Bamboo bridge. Eso sí, pese a que puedes ver en mi post de IG que corrí por todos esos sitios, confesaré qué los enlacé en bici 😉

Correr por Mae Hong Son

En Mae Hong Son sólo tuve ocasión de correr una ruta bastante interesante (te dejo un enlace a Wikiloc). Pese a ser lineal, sales lo suficiente de la city como para encontrarte pueblos con encanto birmano (no te olvides que estás a poquitos kilómetros de Myanmar). Además, pese a que el pueblo está rodeado de montañas, en este caso el perfil es prácticamente plano 🙂 Y muy verde…

Ruta en Mae Hong Son

Correr por Ko Tao

Ko Tao significa en tailandés “Isla Tortuga”, que define perfectamente el ritmo de carrera de Ferran 😉 que nos envía sus rutas preferidas de esta isla que enamora y atrapa a quien tiene la suerte de visitarla:

  • Resort abandonado. Desde la calle principal que sube desde Sairee beach hacia el Muay Thai island empiezan unas cuantas rutas de senderismo muy, muy aptas para correr. Normalmente la gente dice que hay que disfrutar del camino y no del destino, en una de estas rutas (en maps.me dirección Ao Laem Thian) vas a disfrutar de sus caminos y sendas entre la selva tailandesa, pero reventando la frase cursi anterior, vas a disfrutar al llegar a un pequeño resort abandonado entre dos playas de las que, seguramente, podrás tener para ti solo. Si te gusta el rollo puedes encontrar un hostel abandonado a medio construir en la calle que mencioné antes. Es un planazo subir a su terraza y disfrutas de las vistas de la selva, las mejores playas de Ko Thao y su famoso atardecer de fondo. Por la zona tienes bastantes más rutas para correr por montaña y disfrutar de los muchos viewpoints que hay.
  • Running hasta Mango beach (playaza) con su cervecita hidratante post carrera en alguno de los bares con vistas del camino.
  • En la zona suroeste obligada visita a Tanote beach. Mi recomendación es que vayas corriendo o ni te enterarás del curioso pub abandonado que se encuentra por el camino. En la playa tienes servicio de masaje si el estrés de Ko Thao puede contigo, pero si te quedan fuerzas debes bañarte apra hacer algo de snorkel y saltar desde su famosa roca central en medio del mar.

Correr por Ko Pha Ngan

De nuevo seguimos los consejos de Ferran para este apartado.

Esta isla es bastante más grande que Ko Tao y tienes también bastantes rutas para adentrarte en sus selvas. El principal atractivo de éstas son sus cascadas, sus playas y sus fiestas, y aunque te pegues las fiestas que quieras 🙂 que la resaca no te impida correr por al menos una de estas rutas:

  • Tour de playas paradisiacas. Las playas del norte de la isla están bastante pegadas a la carretera, así que correr a lo largo de esta es una ideaza. Y no seré yo la que me moleste si paras a descansar en Malibú beach o Ban Chalok Lam o si cruzas a la islita de Ko Ma por su lengua de arena. Para la vuelta, parada obligatoria en Secret beach al atardecer: fiestas hipilongas improvisadas, clases de yoga en la arena y rodeada de bares con buenísoma comida vegetariana.
  • Entrena series o carreritas suaves en la playa de Haad Rin y quédate a disfrutar de sus espectáculos con fuego nocturnos. Si hay luna llena el plan cambia y cambiamos las zapas de correr por las chanclas (que seguramente perderemos) para disfrutar de la fiesta más famosa del sudeste asiático, la FullMoonParty. Hay muchas fiestas mejores, pero no tan conocidas.

Correr en Khao Sok National Park

Según Ferran, el parque nacional es famoso por su enorme lago, taaan fotografiado , aunque tiene otras cosas diferentes como sus casitas de madera flotantes.

Puedes hacer una ruta por la selva del interior del parque. Los caminos son preciosos, corribles casi en su totalidad. Puedes ver paisajes bonitos, animales tipo lagartos gigantes y pegarte algún chapuzón, pero, si tuviese que hacer un ranking, éste se quedaría fuera por que la entrada cuesta dinero (300THB).

Correr por Phuket

Phuket, aunque esté petado de turistas (no en tiempos de Covid-19) tiene rutas chulas que puedes recorrer:

  • Old Phuket. Deja a un lado el Viewranger (que es con lo que yo planeo las rutas) y no planifiques ésta. Corre y piérdete por el viejo Phuket. Disfruta de su arte urbano, sus calles y su arquitectura colonial. ¡Tómate un mango sticky rice para coger fuerzas y recordar que sigues en Siam!
  • Big Buddha. Ésta es una ruta exigente pero merece la pena. Vas a subir subir y subir para conocer una estatua gigantesca de buda blanca, maravillarte con las vistas de la colina y comer por la cara (o por la voluntad) en el buffet Gin Jay (comida apta para los monjes) que se encuentra junto al parking y la entrada. Tip: subir o al bajar por Soi Klung Yang para disfrutar de sus pistas forestales.

Pues con todo esto ya tienes tarea… A ver si llegas a casi los 1.000K por el país como yo: no dejes de leer mi post resumen con los … Datos de Thailand.

La mejor cascada del sudeste

Después de estar viajando 10 meses por el sudeste asiático, he tenido la suerte de poder ver muchas cascadas.  La mejor me la encontré en el norte de Thailand, en la provincia de Mae Hong Son: Pha Suea waterfall.

Vista de Pha Suea waterfall desde la bajada

Personalmente, me encantó por la cantidad de agua que desciende por ella (muchísima, probablemente por estar en estación lluviosa). Además, porque me dí un chapuzón (ahora os cuento, pero no fue autorizado), y porque es muy fotogénica: hay varios puntos desde los que la cascada sale preciosa.

Para llegar has de ir por la carretera 1095 (de Pai a Mae Hong Son) y desviarte siguiendo las indicaciones hacia Ban Rak Thai. Una vez coges el desvío, la cascada ya está indicada y a unos 9K a la derecha.

Cuando llegas ahí, en primer lugar puedes dejar la bici (o moto) en el aparcamiento; y luego tienes que bajar unas escaleras hasta que llegas (unos 10 minutos de bajada). Además la instalación cuenta con un mirador (desde dónde se pueden hacer buenas fotos) y con baño público.

La entrada a la cascada cuesta 100THB para los extranjeros (el precio para los los tailandeses no te lo digo, porque morirías de rabia). Pero, ¡te los puedes ahorrar si vas después de las 5!, porque en ese caso ya el personal habrá recogido. Y encima si entras a esa hora, nadie te vigilará y, pese a las señales de “No swimming” te podrás dar un súper baño.

Baño en Pha Suea waterfall

Si te ha gustado, te recomiendo leas La cascada más bonita de todo Thailand que es dónde cuento la experiencia completa.

Nuevo medio de transporte

2.049K corridos, 242 días viajando

Desde Trat conseguimos llegar a Bangkok en bus pasando por Chanthaburi previamente, a dónde llegamos en minivan. Asique por eso (tanto trayecto en bus ya me hartó, ¡hay que ver lo lejos que quedaron los días en India de sleeping bus de más de 17h!) y porque con el Covid-19 los medios de transporte están por aquí mucho más limitados, decidimos una nueva forma de viajar: ¡En bici!

Así que en Bangkok pasamos por Decathlon a hacernos con unas bicis híbridas de 6 marchas (cortesía de Ferran que desde su paso por Trat se hizo rico) y millones de cosas más: tienda de campaña, colchón hinchable, alforjas y demás. El pasarnos por Decathlon supuso una tarea de más de una tarde pero… ¡Hay que ver lo divertido que es cuando se tiene tiempo! ¡Probamos todas las bicis, tiendas, colchones y esterillas varias veces! Casi tan divertido como el plan de pisci y cerves, gracias a Jose y a Sergi (amigos que conocí en Koh Rong Sanloem) que culminó con la importantísima tarea de dejar las mochilas en su casa a buen recaudo.

Piscina de Jose, barrio Shatorn (Bangkok)

Cuando comenzamos ruta, Bangkok-Ayutthaya con intención de hacérnosla en un par de días, el primer contratiempo fue nada más salir del hostel: ¡me había dejado el pasaporte y el dinero en la mochila que estaba en casa de Jose! Asique empezábamos bien… Fuimos a su casa: 20K de ida y vuelta más que le metimos a la ruta, más el consiguiente contratiempo horario porque tocó esperar a que nuestro amigo despertara (y no es precisamente madrugador).

Luego ya pedaleamos bastante bien hasta… ¡Que se nos puso a diluviar! Habíamos recorrido 67K desde el comienzo, asique parecía razonable parar. Tuvimos suerte y nos acogieron en un taller-abogado (extraña combinación pero de poco importaba con tal que tuvieran un techo), ¡y allí plantamos la tienda! Además de agua, nos prestaron un hinchador ¡menos mal, porque yo, en un alarde de valentía me comprometí en Decathlon a hincharlo todos los días, y no tuve en cuenta que el diámetro de la válvula es parecido al de una galleta María! La estación de servicio de enfrente, además de proporcionarnos servicios haciendo honor a su nombre, tenía puestecitos de comida donde cenamos y desayunamos al día siguiente (a las 6am porque no podíamos más de calor en la tienda).

Desde dónde hicimos noche a Ayutthaya nos quedaban 57K, que hicimos bastante mañananeros (llegamos sobre las 15h) y apaleados por el calor, ¡yo incluso me dormí una siestecita en una de las paradas!

Cuando llegamos, encontramos un hostel bien de precio en el que nos dieron sandía, agua y café, y unas manzanas más tarde… Sospecho que dábamos la sensación de hambrientos. Aprovechamos por allí para ver el night market de la ciudad, hincharnos a zumos y a sushi, y ver alguna que otra ruina (la ciudad es conocida por eso). Por supuesto, corrí mis 15K, para continuar la siguiente jornada dirección Lopburi ¡veremos si en la próxima parada tenemos suerte otra vez de encontrar un sitio tan chulo de visitar!