Category Archives: Los más leídos

Los 4 sitios que no te puedes perder en Montenegro

Montenego es de los sitios europeos que no necesitan más de una semana para verse. Eso sí, si dispones de más tiempo, ¡no seré yo la que te niegue pasarte todo el que quieras!

Además, en estos 4 sitios que no te puedes perder en Montenegro he escogido una combinación de montaña, playa y cultura. ¡Hay para todos los gustos!

¡Ah! Y si quieres saber opiniones concretas de sitios, y los kilómetros que he corrido en el país 😉 no te pierdas mi post … Datos de Montenegro.

La bahía de Kotor

Si tienes en mente alguna imagen de Montenegro, probablemente sea la de Kotor y su bahía. Llegar a esta parte del país no te decepcionará. Eso sí, es tan chula que ¡te recomiendo la dejes para el final! A mí claramente me atrapó: puedes leerlo en mi post Mi lugar preferido de Montenegro.

 

Descansando camino al fuerte

Kotor es una población a orillas del mar Adriático, pero que tiene la particularidad de estar al fondo de una bahía. La bahía de Kotor está casi cerrada, por lo que en lugar de parecer que está a orillas del mar, parece que está a orillas de un lago. Además está rodeado por montañas: ¡un placer si quieres zospar un rato y luego te mola tener el mar al lado! La ciudad cuenta con un casco histórico que recuerda a Dubrovnik, con piedra caliza en paredes y suelo, y amurallada. En ésta ocasión me alojé en un hostel, y no disponía de vehículo propio.

 

Plano de la bahía de Kotor

Lo que te recomiendo que hagas por allí, además de deambular por las calles y zamparte una sopa de pescado, es subir al fuerte. Son unos 30 minutos para arriba buen paso, ¡y las vistas no te decepcionarán! Cuando yo estuve, no cobraban entrada, aunque había toda la infraestructura (piquetes a la entrada) para hacerlo.

Si, como yo dispones de más días, y te gusta la marcha, después de correr tus 15K diarios puedes hacerte éste trekking (yo lo hice, asique no excuses). Consiste en seguir por detrás del fuerte y llegar hasta el parque nacional de Lovcen. Las vistas son magníficas, y tendrás una combinación de paisaje árido y boscoso. Lo que te propongo son 11K con +945 de desnivel. ¡Animo, que de verdad que merece la pena!

 

Vista de Kotor

Cetinje: la capital histórica

Cetijne es, además de un sitio imprescindible para visitar, la capital histórica de Montenegro. Más tarde pasó a ser Podgorica (Titogrado por aquél entonces). Por la capi real imagino que en algún momento pasarás, pero si tienes que elegir dónde alojarte (están la una de la otra a menos de 40K), te recomiendo Cetinje.

El sitio da muy buen rollo, porque es como un pueblito con palacetes por todos lados. Además, es el sitio donde los millonetis tienen su segunda residencia (digo yo que por algo será). Me alojé en un hotel (¡guauuuuu!) que estaba estupendo de calidad-precio (aunque yo creo nos lo rebajaron debido a las horas que llegamos): Pansion 22.

Allí te recomiendo que te pasees por sus calles, que llegues hasta el mercado (no vayas en sábado, como yo, porque estará cerrado) y que te tomes un café al solete en alguna de sus plazas. Además, es casi obligatorio que subas al mirador de encima del monasterio, ¡que son 10 minutos y se ve muy bonito! Todo esto lo puedes hacer corriendo: no son ni 9K y menos la parte del mirador, muy plano. Te dejo la ruta aquí por si te animas.

Y si tienes más de un día, sin duda acércate al parque nacional de Lovcen. Para ir, yo disponía de cohe de alquiler, que dejé en Ivana Korita (a unos 15 minutos de Cetinje). Hice una ruta circular cortita, facilona y bien marcada pasando por Dolovi. Si te animas (que espero que lo hagas según te lo he vendido) puedes verla aquí. Lo guay es que ¡ví Kotor desde lo alto! Pero el parque tiene posibilidades infinitas, asique busca la tuya que seguro está bien marcada (siempre con círculos rojos con el centro blanco).

 

Desde el trekking que partía de Ivana Korita

Parque nacional de Prokletije

Aunque está muy retirado de todo, y la carretera para acceder no ayuda mucho, ¡no te puedes ir de Montenegro sin visitar ésta maravilla! Es uno de los sitios imprescindibles de mi lista.

Los Alpes Dináricos son las montañas que te vas a encontrar, escapadas y abruptas. Si tienes la suerte como yo de ir en otoño, verás una mezcla de verdes, naranjas, marrones y amarillos que no te dejarán indiferente.

 

Lago de Plav

Yo me alojé en un apartamento en Plav, que es la población con más ambiente de la zona. Aún así, no te esperes un fiestón, mejor date una vuelta y llega al lago. ¡Pero cuidado, no metas la zapatilla en el barro (puedes ver lo que me pasó en Semana en Montenegro acompañada)! También puedes ir a comer al cercano Gusinje para coger fuerzas. Para los desplazamientos, contaba con coche de alquiler.

¡Porque lo que sí o sí tienes que hacer es un trekking por allí! Lo más sencillo es empezarlo en Grebaje, desde donde está señalizado. ¡Pero ojo! Que aquí los desniveles son importantes y perderse es muy fácil… Tanto que yo lo hice y varias veces, asique en esta ocasión no te puedo recomendar sigas mi ruta.

 

Parque nacional de Prokletije

Dumitor y puente sobre el Tara

Otro destino cañero, si te gusta la montaña, e imprescindible en tu visita a Montenegro, es el parque nacional de Durmitor. Puedes incluir parada en el puente sobre el Tara, ¡dónde las fotazas están aseguradas!

La ciudad en la que me alojé, ésta vez en una casita de madera, que no puedo dejar de recomendarte: Apartmant My Home, en Zabljak (si quieres ver otras recomendaciones del lugar, no te pierdas … Datos de Montenegro). Era el pueblo más grande de la zona. A pesar de que yo llegué en coche de alquiler, para hacer la vuelta a los lagos (un trekking sencillito pero muy bonito) no lo necesitas. Puedes ver el recorrido aquí, pero yo te recomiendo, si te hace bueno (no como a mí, que me llovió todo el rato) ampliarlo. ¡El sitio tiene miles de posibilidades, y todas muy bien señalizadas!

 

Vistas sobre el Tara

Para lo que sí que vas a necesitar coche es para llegar al puente sobre el río Tara, pero ¡esque la vista merece un montón la pena! Además, con un poco de suerte puedes cruzar el Tara, ¡en tirolina! Hazlo por mí, amigue, que yo no pude…

Y si te has quedado con ganas de otro destino europeo que puedes ver en una semana, te recomiendo Eslovenia. ¡No te pierdas mi post Una semana en Eslovenia!

Una semana en Slovenia

Mi paso por Slovenia fue fugaz: en apenas 8 días me recorrí el país de arriba a abajo. Asique, si dispones de poquito tiempo, ¡es una visita perfecta!

El país cuenta con un sistema de transporte muy desarrollado (trenes y buses frecuentes, nuevos y rápidos; así como carreteras nuevas y bien conservadas), que te permitirán recorrer Slovenia en una semana. Con apenas 20.000km² tiene unas dimensiones perfectas (España, para que te hagas una idea, cunta con unos 505.000km²).

Vistas (increíbles) del lago Bled

Documentación y papeleo para entrar a Slovenia

Slovenia pertenece a la UE, por lo que con simplemente con tu DNI puedes entrar al país. No necesitas ni pasaporte ni visado, y además tampoco te hace falta cambiar moneda, ya que usan el Euro.

Además, si tienes, te recomiendo lleves el carné de estudiante (en muchos sitios hacen descuentos). Tampoco te olvides del carné de conducir si pretendes alquilar coche (no hace falta que sea el internacional). Y otro carné interesante, si no tuvieras seguro de viaje, es la Tarjeta Sanitaria Europea, con la que supuestamente estás cubierte en la sanidad pública europea.

Qué llevar en la mochila cuando viajas a Slovenia

En mi caso, era simple: ¡todo! Pero esque como sabes, yo estoy re-corriendo el mundo con una mochila, asique no tengo mucha más opción.

Para quién salga de casa, las cosas imprescindibles para llevar a Slovenia son:

  • Botas/zapas de montaña. Lo vas a leer más adelante, pero el país está cuajado de naturaleza. ¡Asique algún trekking te vas a hacer seguro!
  • Chubasquero. Aunque viajes en agosto, en las montañas el tiempo es muy variable. Aunque esperemos te sobre, pero no dejes de echarlo.
  • Tarjeta de Holafly para estar conectade. No sé si tu compañía de teléfono tiene roaming europeo, pero lo que sé seguro es que con esta tarjetita sí que lo estás desde que pones un pie en el país. Entérate en mi post Tarjetas SIM Holafly.
  • Bañador. Si el tiempo lo permite, te bañarás en algún lago. Y si el tiempo no acompaña, quizá te apetezca darte un homenaje e ir a un spa de los que hay salpicados por todo el país.
  • Batería externa. Te vas a hinchar a hacer fotos, sea con el móvil o con una cámara. ¡Es una pena quedarte a mitad de excursión sin batería!
  • Zapas de correr. ¡No hay dudas al respecto de que es imprescindible salir a correr allá donde vayas! Para mí, por cualquier sitio, asique no dejo de recordártelas 😉
  • Cascos. En Slovenia te vas a mover muchas veces en bus. Si eres de les que entretenido con música, ¡es una buena opción!
  • Libro de lectura. En el caso de los trekkings, muchas veces duermes en sitios donde no hay mucho qué hacer. ¡Un libro siempre es un buen compañero!
  • Toalla (para ducha y para playa/lago). En muchos alojamientos te la dan, ¡pero a veces te la cobran! Ya sabes, si quieres ahorrarte algún eurito, ¡métela! Además, vas a ir a playas y lagos en donde con suerte te bañarás.
  • Mochila pequeña. Para pasar el día zospando por el campo o pateando por la ciudad, te recomiendo una cómoda y pequeña (yo llevo una de 10L).
  • Botella de agua. Siempre puedes comprar agua embotellada, pero ¡el agua del grifo es potable! Asique, ¿para qué gastar plástico y dinero? Yo llevoun bidón de 650mL, porque menos se me queda corto.
  • Polar/sudadera que abrigue. Las temperaturas bajan mucho por la noche, incluso en verano.
  • Crema solar. Para hacer incluso en invierno algún trekking, es fundamental. ¡El sol es muy malo para la piel!

¡Ojo! Y mete las cosas que acostumbres para viajar (el cepillo de dientes y la mascarilla ya te los recuerda tu mami en casa), pero mi recmendación: ¡menos es más!

Cómo desplazarse por Slovenia

En el país, como te dije al principio, cuentan con una red potente de transportes, por lo que es relativamente sencillo viajar. Además, casi toda la info la puedes encontrar en internet.

Te dejo aquí los transportes más comunes para desplazarte por Slovenia:

  • Bus. Son fenomenales: limpios, nuevos y puntuales. ¡Mi medio de transporte por excelencia en Slovenia! Ahora, ¡los pagas! Más o menos te salen 30K unos 4€. Y en efectivo. si compras el billete en la estación (que no en el bus), lo tienes que pagar cash. Lo mejor para enterarte de los horarios es buscar en la compañía Arriva. Pero ¡ojo! que no están todos los que son: si buscas un trayecto que no encuentras allí, te recomiendo busques en inernet directamente o te acerques a preguntar a la estación. ¡Ah! Y si pillas billete de ida y vuelta (abiertay usable paralos siguientes 30 días) ahorrarás un poquito.
  • Prevoz. Es el Blablacar esloveno. Que no te asuste la mediocre página web que tienen, ¡funcionan estupendamente! Te registras y así puedes ver el teléfono de los conductores, te pones en contacto con ellos, y liste. Yo lo usé, y la única pega es que si usas la traducción automática del móvil, te traduce todas las horas como pm, ¡cerciórate de que es por la tarde o por la mañana tu transporte!
  • Tren. El tren en general es más barato que el bus, pero yo no tuve ocasión de probarlo. Aún así, te dejo el enlace a la red ferroviaria aquí.

Presupuesto para viajar a Slovenia

Lamentablemente no te voy a dar buenas noticias: viajar por Eslovenia es reltivamente caro. Además, hacerte el país de manera rápida hace que tus decisiones sean más prácticas que económicas, lo que no ayuda en absoluto.

En el país, yo me gasté de media 30,5€ diarios, y estuve 9 días por allí (273,8€ en total). Dormí en hostels sin excepción y viajé en bus en su mayor parte. Y en mi caso no cuento ni los gastos de seguro de viaje ni cómo llegar al país. Las partidas en las que más gasté fueron:

  • Alojamiento (92,5, 34%). La noche no bajó de 10€ (en Bled), y llegué a pagar 17,5€ (en Piran). Te cobran unos 2,5€ de tasas, no incluídos en los portales de búsqueda por internet :S
  • Comida (67,2, 25%). ¡Fuera era carísimo comer! Aunque te pidieras la sopa más miserable, rara vez bajaba la cuenta de 5€. El súper era más accesible, pero en ningún caso barato.
  • Transporte (54,2, 20%). ¡La próxima vez hago dedo, que me hn comentado que por aquí es súper común!

Gastos principales Slovenia

Bueno, pero ¡no todo son malas noticias! Puedes pagar con tarjeta en casi todos los sitios, y en casi todos los pueblos puedes cambiar dinero (si llevas dólares, que era mi caso) en las oficinas de correos a un tipo de cambio bastante aceptable.

Ljubljana, la capital

Por la capital pasarás sí o sí: si vienes por aire seguro (es el único aeropuerto del país), y probablemente si vengas por tierra también. Yo llegué en bus desde Zagreb (si quieres leer mis aventuras por allí, te recomiendo mi post Zagreb: una capital con mucho encanto). Además, siendo un país relativamente pequeño, probablemente tengas que hacer transbordos en la city.

Yo hice 2 noches allí. Pero si tienes menos tiempo y no te importa viajar un poquito más rápide, con un día por la capital te bastará.

Lo que no te puedes perder en Ljubljana es:

  1. Subir al Castillo de Ljubljana. ¡El paseo merece la pena! Yo no pagué para entrar: sólo ví la parte gratuíta, pero con eso es suficiente. Además, el mirador más bonito está en la parte a la que puedes acceder libremente. De todos modos, te dejo el link al castillo aquí por si quieres enterarte de horarios y precios 😉
  2. Pasear por la rivera del Ljubljanica. La city se desarrolla alrededor del río, por lo que pasear (o correr) por sus márgenes siempre es buena idea. Si tienes suerte y hace solete, locales y turistas estarán animando las terrazas cercanas.
  3. Acercarte a hacer deporte al parque Tivoli. El parque, al oeste de la ciudad, tiene tal extensión que te olvidarás que estás en una capital europea y te parecerá que ye has adentrado en un gran bosque centroeuropeo. ¡No te puedo recomendar algo que no sea correr! Te dejo mi ruta de Wikiloc que hice aquí.
  4. Cruzar los míticos puentes triple y de los dragones. Como vas a estar por el río casi todo el tiempo, los cruzarás casi involuntarimente. Y, te acordarás de mí cuando pares a hacer una foto de la panorámica: ¡espectacular! Además, tienes que fijarte cuando cruces el puente de los dragones: dice la leyenda que sólo mueven la cola cuando cruza una virgen 😉
  5. Observar los murales callejeros de Metelkova. Y si puedes, ¡graba un vídeo! No te olvides de no sacar gente (está prohibido), pero no dejes de hacerlo o te parecerá que has soñado viajar por ahí 🙂
  6. Probar comida local. Puede que con este nombre no sea lo típico de Ljubljana, Sarajevo ’84, pero ¡te puedo asegurar que tienen una calidad-precio excelente!

Y si quieres leer de mis aventuras por la capital, mira De capi a capi: paseo por Ljubljana.

Bled y Bohini: los lagos de Slovenia

A hora y cuarto en bus desde Ljubljana (y a apenas una en Prevoz) tienes el sitio que sale en toda imagen de Slovenia: el fantástico lago Bled. Si te gusta la naturaleza y la montaña, ¡éste es tu lugar!

Yo pasé 4 noches por allí (si quieres leer cómo me lo pasé, no te pierdas  mi post Fantástico lago Bled). Desde luego puedes hacerlo más breve, pero un mínimo de 2 días completos tienes que dedicar a disfrutar las mieles de cada lago.

Las propuestas imprescindibles que te hago por la región de los lagos de Slovenia son:

  1. Pasea por el lago Bled. Rodéalo, sácale millones de fotos y sube al castillo de Bled a contemplar las vistas. Yo al castillo no entré (era de pago), pero aún así, la caminata hasta allí mereció la pena. Te dejo la info del castillo, por si a ti sí que te ape entrar en este enlace.
  2. Acércate al lago Bohini a hacer un trekking (ojo, el paseo es más exigente que el anterior). Yo fuí y volví en bus desde Bled (media hora por trayecto y apenas 4€), porque mi alojamiento en Bled estaba bien y no quería mover la mochila 🙂
  3. Tómate una kremna rezina (un pastel de crema y vainilla típico del lago). La tienes por muchos sitios allí, ¡incluso en el supermercado!
  4. Sube al monte Triglav. ¡Hazlo por mí, que no pude! Es la montaña más alta de Slovenia, y desde Bled es un trekking de 2 días de duración. En mi caso, tuve la (mala) suerte de que la primera nevada ya había caído, asique no tenía material para la ascensión. ¡Pero a la próxima no me lo pierdo!

Piran, la salida al mar de Slovenia

Piran es un pueblito costero muy mediterráneo, al que yo accedí vía bus desde Ljubljana (21,5€ ida y vuelta, 2h de trayecto). ¡Me emocionó mucho ver el mar desde la carretera! Con pasar un día por allí tienes de sobra. Pero ojo, no seré yo la que te impida ampliar estancia para tomar el solete…

Te propongo algunas cosas qué hacer en Piran:

  1. Sí o sí tienes que pasear por la costa y alrededores (pasando por la ventosa Punta). Una buena manera de hacerlo es siguiendo uno de estos 3 trails que están muy bien marcados. ¡Yo hice un mix de los tres corriendo! Asique si te atreves, con ruta planita y asfaltada, sigue mis pasos aquí.
  2. Si tienes la suerte de viajar en verano, ¡no te pierdas pasar por la playa eslovena! Y si por el contrario, temporales amenazan al país (como fue mi caso), es un buen recurso para pasear y no pasar tanto frío.
  3. Sube a la torre de la catedral de St. George. Cuesta 2€ pero ¡merece la pena pagarlos! Desde ahí tendrás panorámica completa de la city.
  4. Tómate algo en una terraza mientras ves atardecer. Según miras el mapa de Piran, cualquiera situada al sur será perfecta para disfrutar de la puesta de sol.
  5. Siéntate al solete en la plaza Tartini mientras ves pasar a los locales. Puedes hacerlo en un sitio con terraza, o ¡simplemente en un banco! Por allí encontrarás un montón.

Y last but not least: ¡disfruta de un país que aún está por explotar! Y no te pierdas ver cuánto corrí 😉 en … Datos de Slovenia.

¿Corredores todes? plural acabado en -es

A Pablo, un polaco instalado en Alemania, lo conocí en mi visita a Pula. Había vivido años en Chile y además de hablar 6 idiomas (el español era el cuarto y aún así muchas veces lo hablábamos porque nos entendíamos mejor que en mi inglés), era lingüista  de profesión.

¿De qué va ésto? Teoría de la terminación -es

Me contó que en Chile habían empezado a utilizar la terminación -es para determinar los colectivos, de manera que no denotaran sexo. Por ejemplo, en lugar de guapos o guapas, se usaría guapes; y una frase completa podría ser “Nosotres somos muy guapes”.

Al principio la idea me recordó un poco a ese juego de niños de “ahora hablamos sólo con la vocal “e”, y me sonó gracioso. Un ejemplo del juego sería, en lugar de decir “mamá me ayudas a arreglar la bici”, diríamos “memé me ayedes e erregler le bece”.

Pero no se lo dije a Pablo, porque él como lingúista me estaba desarrollando el por qué era mejor la terminación en -es que la variante de cambiar o/a por x o por @ (porque fonéticamente es realizable). También puso mucho empeño en explicarme por qué en castellano se puede implantar más fácil que en otros idiomas (poque sólo hay que cambiar la terminación de los sustantivos y de los adjetivos, mientras en otras lenguas son muchas más palabras las que habríamos de cambiar). Asique me dejé de tonterías y pensé que lo que me estaba diciendo no era un juego, ¡y además sonaba muy bien!

¿Y de dónde viene el error? Historia del lenguaje patriarcal

A mí desde pequeña (y a todos los de mi generación), por difícil que me pareció al pincipio entenderlo (porque bien mirado no tiene lógica ninguna), me enseñaron que a los colectivos, ya sean masculinos o femeninos, se los determina con el plural masculino, a excepción de que que sólo haya mujeres en el colectivo, dónde lo correcto entonces sería usar el plural femenino. Es decir, que si la audiencia de un curso de electrónica son todo chicas menos un chico, lo correcto sería dirigirse a la clase como “nosotros”. ¡Y así es como ya desde niños utilizamos un lenguaje patriarcal (por no decir machista)! Hablar correctamente significaba asumirlo y difundirlo de esta manera.

Más tarde, me enteré de que a los colectivos había que llamarlos en masculino o en femenino dependiendo de la predominancia de género del propio grupo. Por ejemplo, en una clase de aerobic de 10 chicos y 1 chica lo correcto sería decir “nosotros”, mientras que en una clase de boxeo de 10 chicas y 1 chico al colectivo habría que dirigirse como “nosotras”. A mi particularmente, me sale inconsciente (fruto de lo que me enseñaron de pequeña) decir nosotros en masculino, seamos mayoría chicas o chicos. Diría que en ocasiones me es difícil calcular el género predominante, pero no es verdad: en ese caso, hablaría siempre en femenino maximizando así las posibilidades de acertar gramaticalmente (casi siempre somos más chicas, ya que en el mundo la población femenina es mayor que la masculina). Insisto, me sale así porque lo aprendí así de pequeña.

¿Por qué concienciarse? No hay motivo para no hacerlo

Particularmente, no estaba muy concienciada con el tema, pero reflexionarlo con Pablo recordé una cena familiar en la que hablamos de discriminaciones de género. Mi madre se quejó de toda la vida haber sido víctima de ellas, cosa que a mi no me sorprendió en absoluto. Ella es ingeniera de caminos, y como partícipe de uno de los gremios más sexistas que existen en España había tenido que sufrir diversas muestras de desigualdad (por ejemplo, siempre cuenta que en la escuela de caminos en su época sólo había baños de chicos). Lo que sí que me llamó la atención es que Inés, mi hermana pequeña (13 años más joven que yo) también levantó la mano al respecto. Dijo que si el mundo fuera igualitario, probablemente podría dedicarse a ser ciclista profesional dado el nivel que tenía. En ese momento no le di más importancia a la conversación. En parte porque pensé que Inés iba a ganar no uno, si no muchos Tour de France (y no es broma, tiempo al tiempo), y en ese momento se le olvidaría todo lo demás. En otra parte porque pensé que los tiempos habían cambiado desde que mi madre estudió y que hoy en día las diferencias no eran tan acusadas (en mi uni había baño de chicas). Y en otra parte, porque me di por satisfecha con mi postura al respecto, que había sido ventajista hasta la fecha, y con la que estaba relativamente cómoda (para resumir, había aprendido a aprovechar los privilegios que el mundo patriarcal otorgaba a las mujeres y los utilizaba con bastantes buenos resultados, y trataba de esquivar los inconvenientes que el sistema nos imponía).

Pero, a partir de entonces, de hacer una reflexión un poco más profunda al respecto, ¡me he concienciado más con el tema! Por Inés, por mi madre y por todas las personas que están manos a la obra (que ahora se está haciendo más esfuezo que nunca por lograr dicha igualdad). Y también por mí, que ya está bien de sacarle ventajas a un sistema mal diseñado: ¡mucho mejor cambiarlo! ¿Te conciencias tu también?

¿Y ahora qué? ¡Úsalo tú también!

Cambiar el patriarcado en el lenguaje puede ser tedioso, ¡pero es necesario para intentar erradicar, al menos empezando por el léxico, desigualdades de género!

Entonces, ahora viene la parte de pasar a la acción. ¡Voy a tratar de usar la terminación -es para los colectives! ¡Pero esque suena fenomenal! Además, creo que es así como lo vamos a lograr implantar, a base de usarlo, asique ¿por qué no empezar por mi blog? A partir de ahora, cuando hable de un colective lo haré con el plural terminade en -es (o por lo menos me comprometo a intentarlo)!

Gracias léxico español por haberme regalado la palabra corredores 😉

Si te ha gustado y quieres saber qué más hice con Pablo, te recomiendo mi post Más romano que en Italia y otras contradicciones.

Buscar alojamiento en Croatia

En Croatia he tenido la suerte de poder probar diferentes tipos de alojamientos en muchos sitios. He domido desde en hostels en grandes ciudades, hasta en hoteles en ciudades medievales, además de en apartamentos varios a lo largo de la costa. En líneas generales, los sitios que he buscado han tenido buena relación calidad-precio, y los dueños han sido conmigo cuanto menos hospitalarios.

Yendo de mochilera, con presupuesto limitado, he intentado buscar sitios económicos pero bien situados. He dado prioridad a factores como la limpeza o cómo era la cocina antes de, por ejemplo, buscar una habitación individual o que el sitio fuera de una cadena conocida.

¿Cómo y cuándo busco alojamiento en Croatia?

Mi modo de viajar es bastante espontáneo, por lo que, a no ser que sepa que el sitio puede estar muy concurrido, no busco con antelación. Lo hago el día de antes de llegar o incluso el mismo día. En el caso de Croatia, ésto me da cierta ventaja: he observado que los precios de ciertos alojamientos bajan si los coges el mismo día (comparando con cogerlos un par de días de antes).

Para buscar alojamiento normalmente utilizo dos portales virtuales.

  • Booking. Un clásico del que no voy a dar más detalles. En el caso de Croatia mi modus operandi era ordenar los alojamientos por precio, y fijarme en las fotos. En general, en esta parte del mundo las valoraciones de los sitios son muy altas y, por lo que yo he comprobado, merecidas. A través de este canal conseguí mi alojamiento en Rijeka (Happy Hostel).
  • Agoda. Aprendí este portal viajando por Asia (donde encuentras precios más competitivos por aquí que en Booking, pero no es el caso de Croatia). Le echo siempre un ojo porque algún chollete pillas de vez en cuando, y porque a veces te dan Agoda cash, un dinero virtual que puedes gastar la próxima vez que reserves con ellos, aunque no en todos los alojamientos. A través de este portal contraté mi alojamiento en Zadar (Tequila Bar Hostel), en Sibenik (Hostel Globo), en Brac (Apartments Petranic) y en Dubrovnik (Guesthouse Isabel la Catolica).

Cuando no tengo tanto tiempo y llego directamente sin nada, o cuando no me ha convencido lo que he encontrado, lo que hago es directamente mirar en el plano qué alojamientos hay alrededor, y voy tocando puertas hasta que doy con la clave (habitación barata). Al estar en temporada baja y en tiempos de Covid-19, te suelen hacer una rebaja, aunque así no he encontrado ningún chollo todavía. Así encontré mi alojamiento en Trogir, Rosso Rooms.

Y una nueva opción que he empezado a usar aquí, debido a que a veces tengo que recibir paquetes y necesito saber cómo responde en alojamiento, es ponerme en contacto con ellos por mail o vía What’sApp. Les localizo buscando en internet su teléfono o mail (previamente he mirado el nombre o en el plano o en alguno de los portales virtuales). Mi experiencia ha sido muy positiva al respecto: te suelen contrestar rápido y encima te dan precios más competitivos que en los portales. Fue así con Casa La Cha Hostel & Bar, en Novalja; con Hostel Bureau, en Zagreb; y con mi alojamiento en Pula (Hostel Pula).

Tipos de alojamientos en Croatia

Nada más aterrizar en Croatia me hice ya con un grupo de amigos (Eri, Leo y Fer), con los que recorrí una semana el país. Por tanto, mi valoración de los apartamentos es como parte de un grupo de 4 (la peli cambió cuando el grupo se disolvió: no volví a coger más apartamentos ya que se me encarecía mucho el asunto). Las mieles de los demás alojamientos las he probado sola, que es como viajo habitualmente.

Los tipos de alojamiento en los que me he alojado han sido:

  1. Hostels y guesthouses. Mis preferidos por excelencia 🙂 En Croatia tienen de particular que en todos los sitios (en los que he estado) tienen cocina bien equipada y con menaje (a excepción de Happy Hostel, que no contaba con áreas comunes), lo que es un plus para ahorrar pasta. Son la opción más barata y suelen contar con otras zonas comunes (como terraza, jardín o salón). Además, en la mayoría te dan toalla y cuentan con buen WiFi y con lavadora grauíta. En los sitios en los que me alojado en hosteles han sido en Novalja (Casa La Cha Hostel & Bar), en Zadar (Tequila Bar Hostel), en Zagreb (Hostel Bureau), en Sibenik (Hostel Globo), en Dubrovnik (Guesthouse Isabel la Catolica), en Pula (Hostel Pula) y en Rijeka (Happy Hostel). El precio oscila entre 10€ y 15€ por noche.
  2. Apartamentos. Todos con los que he dado tuvieron propietarios amabilísimos, que nada más realizar la reserva se pusieron en contacto con nosotros y que incluso nos dejaron salir bastante tarde (pasadas las 2) de su casa. Tenían cocina bien equipada y con menaje, lavadora, WiFi y tele, y nos los encontramos en muy buen estado. Además contaban con sábanas y toallas. Las experiencias que tuvimos fueron en Split (Apartment Maja), cerca de Plitvice lakes (Apartment Franciska) y en la isla de Brac (Apartments Petranic). El precio osciló entre 33€ y 41€ la noche por apartamento completo.
  3. Hoteles. La única experiencia que tuve fue en Trogir, Rosso Rooms. La habitación que me dieron estaba bien, con baño. Me cobraron 13€ la noche (haciéndome un súper favor, porque el precio de esa habitación era 40€). ¡No soy una chica muy de hoteles (ahora)!

Mi alojamiento preferido en Croatia

En Croatia una de las cosas buenas que me han pasado ha sido que me han sorprendido gratamente los alojamientos. A pesar de mi desconfianza inicial (las valoraciones en Booking eran tan altas a menudo que las dí por inverosímiles), a medida que he ido avanzando, me he encontrado con sitios buenísimos, y me cuesta citar sólo alguno de ellos.

Mi alojamiento número 1 en Croatia es Casa La Cha Hostel & Bar, situado en Novalja (isla de Pag). Es una casa grande a los pies de la playa, que cuenta con un jardín bar estupendo. Además, las habitaciones están muy bien decoradas (modernas) y tienen terraza con mesitas y hamaca. Mi gran suerte fue que me dieron una de 4 para mí sóla, pero si hubiera tenido que compartir con más gente, no hubiera tenido problemas al respecto porque el espacio era suficiente. Además, cada cama contaba con mesilla, luz, enchufe y cortina para más privacidad. La cocina es uno de sus puntos fuertes: estupendamente equipada, grande y luminosa. El WiFi es otro de los pluses. ¡es muy rápido en toda la casa! Y por último, cuenta con lavadora y tendero, ¡súper necesario para los viajeros!

Pero lo que hizo estupenda mi estancia en Casa La Cha Hostel & Bar fue la propietaria, Margueritha. Además de responder por What’sApp con inmediatez (es así como lo contraté), estuvo dispuesta siempre a ayudarme. Y la guinda que colmó su hospitalidad fue que celebró el bautizo de su sobrino en el hostel y ¡nos invitó a comer a los huéspedes! Probé macceroni con gulash, un plato muy típico por aquí 🙂 ¡un 10 Margueritha! Y todo por 13€ la noche 😉 Puedes ver ésta y otras de mis aventuras en Pag, en mi post AtraPagda.

Mi habitación en Casa La Cha Hostel & Bar

Otros alojamientos estupendos en Croatia

Otro hostel muy recomendable fue en Sibenik, Hostel Globo. Lo mejor para mi fue su localización: al lado de la estación de buses y muy cerca del centro; y también me encantó porque estaba súper nuevo. Tuve suerte de nuevo en estar sóla en la habitación, pero de no haber sido así no hubiera habido problema: las camas cuentan con luz propia y enchufe. Cuenta con una sala con sofás cómodos y WiFi rápido. Me facilitaron además mucho la vida los propietarios, guardándome la mochila el día del check out hasta que volví de la playa, y además de dejar ducharme en sus instalaciones me dieron incluso toalla para ese ratito. ¡De nuevo 13€ la noche, debe ser un número mágico! Eso sí, éste conviene reservarlo con Agoda, que es donde sale más barato.

Mi última recomendación es en Zagreb, Hostel Bureau. Localizado en una zona buenísima (pleno centro), y con un precio por debajo de la media (11€ por noche). El personal fue amabilísimo desde el primer momento que contacté con ellos por mail, y aprovechaban sus salas comunes para organizar actividades para que no estuvieras aburrido (yo pillé una movie night). El WiFi era rápido, la cocina bien equipada y había sofás repatidos por cada planta (asique te podías tirar en algún otro lugar que no fuese la cama). Te daban toalla y las habitaciones contaban con guradamochilas con candado ¡enormes! Las camas tanían punto de electricidad, luz y colchón bueno. Entre otras cosas, ¡me encantó Zagreb por eso!

Y me queda pendiente probar que me inviten a las casas particulares… ¿Algún voluntario?

Plivitce lakes: visita imprescindible en Croatia

He tenido la suerte de poder explorar Croatia a fondo, a pesar del Covid-19 y a estar fuera de temporada (aterricé en Dubrovnik a mediados de septiembre). Hay un montón de cosas muy apetecibles, sobre todo para los amantes de la costa y de los paisajes mediterráneos, pero si me tengo que decantar por un sitio sin duda elijo como visita imprescindible en Croatia Plitvice lakes!

Yo en los lagos

Logística para llegar a Plitvice lakes

Los lagos están al noreste del país (exactamente aquí), y a pesar de haber buses desde casi todos los lados (son muy turísticos), nosotros como éramos 4, decidimos alquilar un coche en Split, ¡la alternativa más barata para llegar! Lo cogimos en una de las múltiples agencias de alquiler de coches del puerto (en la que nos dieron mejor precio por el modelo más económico: 67€). El parque está a unos 200K, 3h (porque evitamos los peajes, que nos enteramos que eran unos 20€). Devolvimos el coche a los dos días, y habiendo hecho parada en Zadar (en total nos salieron unos 600K). Por tanto, nos gastamos en gasolina 200HRK (unos 26€). ¡Siendo 4, sin duda sale mejor que el bus, eso sí, devolviéndolo en Split!

Llegamos el día antes de entrar al parque, y nos alojamos en los alrededores, en un pueblo que se llamaba Irinovac (a unos 9K de la Entrada 1 del parque). El sitio en el que nos pasamos las dos noches fue una casita cuyos dueños vivían también en la finca, Apartment Franciska. Además de sentirnos como en casa (los dueños nos invitaron a licor y tenían nuestra estufa encendida), fue una opción de lo más económica (pagamos otra vez 67€ por los dos días). ¡Incluso cocinaron para nosotros una cena típica al día siguiente!

Una de las impresionantes cascadas

Horarios y precios en Plivitce Lakes

Compramos las entradas el día previo a través de este enlace, por precaución (había foros y blogs que lo recomendaban). Pero honestamente, cuando fuimos nosotros no hubiera habido ningún problema en sacarlas en el acto (el Covid-19 y ser fuera de temporada jugaban a nuestro favor). Nos costaron 200HRK por cabeza (unos 26€), ¡nada baratas, vaya! Puedes ver info del parque en su portal, cuya web es bastante buena (te dejo el enlace aquí).

El horario del parque es de 7h a 19h, asique vimos razonable entrar como a las 9h. Como llevábamos el coche, nos tocó pagar parking, a pesar de que intentamos buscar sitio por las inmedicaciones, no tuvimos éxito. Costaba 10HRK por hora, asique por todo el día nos cobraron unos 12€.

Descansando en uno de los lagos

Rutas dentro de Plitvice lakes

¡Y por fin entramos! Por la Entrada 1 que era la que teníamos más cerca del alojamiento. No compramos plano del parque porque nos explicaron que estaba muy bien señalizado. Y efectivamente, hay mapas en los puntos clave y también hay señalizaciones. Desde el parque te proponen una serie de recorridos nombrados con letras, a primera vista interesantes. Sin embargo, nosotros preferimos hacer un mix de todos e inventarnos uno por nuestra cuenta 🙂

Nuestro recorrido consistió en ir subiendo desde los Lower lakes hacia los Upper lakes, primero por la margen izquierda (y pasando por una cueva interesante), hasta un punto en el que cruzamos, pasando también por el Port 2. Desde allí seguimos subiendo hasta el Port 1, donde cruzamos de nuevo, pero esta vez en barca (gratuíta). Allí hicimos una pausa para comer nuestros bocatas (que por cierto, es muy recomendable, ya que las cafeterías de dentro son bastante caras). Por la tarde, volvimos a cruzar en barca y seguimos subiendo y nos cambiamos varias veces de lado, pasando por magníficas cascadas. Todo el rato tuvimos la enorme suerte de poder disfrutar del azul intensísimo de los lagos (sólo comparable que yo haya visto a los ibones de pirineos) y que apenas había gente. A la vuelta pasamos antes de ir al parking por la Big fall, una cascada impresionante donde nos hicimos fotazas. Puedes ver el recorrido completo que hicimos (de unos 20K) en este enlace.

Fotaza en la Big fall

Mi opinión de Plitvice lakes

Lo que más me impresionó del parque fueron sus colores: azules, verdes y marrones. ¡Un entorno natural único! Fauna vimos menos: algún que otro pato y carpas. Eso sí, hay muchas cascadas, y ¡todas tenían agua! Ir septiembre es lo que tiene, eso sí, no te puedes olvidar el polar (que yo no me quité en todo el día).

Respecto a la accesibilidad, ¡muy buena nota! La mayor parte de los caminos son de listones de madera, y los que no son de tierra pero muy bien cuidados. Además, el entorno, si no te separas de los lagos, es bastante planito. Pero hay para todos los gustos: en los Upper lakes vimos señalizaciones y mapas para un par de rutas trekking que tenían pinta de ser más cañeritas… ¡Nos pusieron los dientes largos, asique a ver si no pasa mucho y podemos volver a ese entorno tan espectacular!

Y mis recomendaciones en Plitvice lakes 😉

Para los corredores: yo no tuve ocasión de correr allí, pero creo que puede ser algo complicado por la gente. Aunque tuvimos suerte y no había mucha, aún así hubiera sido aburrido tener que dejar pasar en sitios estrechoso ir pendiente de niños y carritos. ¡Eso sí, dan ganas porque es muuuuy plano el perfil del parque!

Un truquito off the record: si vas caminando desde la Entrada 1 hacia a Entrada 2 por el arcén derecho de la carretera, hay muchos sitios por donde te puedes colar y no pagar las 200HRK. Vigila al entrar (cuando fuimos había guardas caminando por la carretera), pero luego ya eres libres: el ticket nos lo pidieron únicamente en la entrada 😉

Si quieres saber qué aventuras me pasaron en concreto por estos parajes, te recomiendo leas mi post: Speedy travel: Split, Brac, Plitvice lakes y Zadar en menos de 5 días.

Con patos en uno de los lagos

Carreras en Asia: competir en Nepal, India y Myanmar

Desde que empecé a viajar, uno de mis hobbies favoritos ha sido apuntarme a carreras por todos los sitios que he podido. Durante 10 meses por Asia he competido en Nepal, India y Myanmar.

Después de experimentar en varias ocasiones las mieles de las competis extranjeras (viajando, además de lo relativo al running, he presenciado eventos deportivos de lo más variopinto, como el Chinlon en Myanmar), saco las siguientes características comunes de las carreras en Asia. En primer lugar, que son difíciles de encontrar y hay poca info de ellas en Internet (la mayor parte de las veces se entiende porque son primeras ediciones). Además, son caras comparado con el nivel de precios del sitio donde se organizan (aunque más baratas que en España) y diferencian entre precio para los locales y precio para los extranjeros (y por supuesto pagamos más los extranjeros). Por último (jeje, y más importante), otra característica común es que me he subido al podio en casi casi todas las competis que he realizado 😉 porque, a pesar de ser muy buena, allí hay menos nivel.

En Nagarkot (Nepal) quedé la segunda nada más aterrizar

A pesar de las similitudes, hay diferencias notables dependiendo dónde compitas, por lo que es importante que tengas en cuenta algunas características particulares de cada país.

Trail running en Nepal

En Nepal tuve la ocasión de correr entre Octubre y Noviembre 2019 dos carreras: Race #10Nagarkot (15K) y Nepal Impact Marathon 2019 (10K).

Ambas competiciones fueron de trail running. Estuvieron organizadas por personal extranjero y más o menos el 50% de la gente éramos corredores internacionales (la otra mitad nepalí). Además, pude hacer la inscripción y el pago on-line.

Las carreras se parecieron mucho a las de trail en España: poca gente (no llegábamos a las 100 personas por categoría), recorridos por parajes naturales (claro, que siendo Nepal fueron espectaculares), avituallamiento contundente al final (Daal Bath, que es la comida típica nepalí consistente en una base de arroz, y varios platillos con un guiso de lentejas, con curri y con encurtidos) y un ambiente muy propenso para conocer a gente del mundillo (conocí a más de una persona con la que más adelante volvería a correr). Una de las diferencias principales con los eventos españoles es que te facilitaban el transporte desde Kathmandu (un bus destartalado, pero como todos los transportes allí).

Con Bani, amiga que conocí en Nepal Impact Marathon 2019

Además puedo presumir de no haber hecho mal papel en ninguna: puedes leerte la crónica de ambas carreras en mis posts Podio nepalí y Por 1 :S. Y por último, si dudas con la distancia, anímate a hacer algo más largo: ¡yo en la última me quedé con las ganas de en vez de 10K haber hecho 21K!

Carreras de asfalto en India

En India una de las cosas que más me gustó es que el tema está más informatizado que en Nepal o en Myanmar. Existe incluso una web en la que puedes mirar el calendario de carreras, lo que facilita mucho a la hora de buscar competiciones.

Por el contrario, no me gustó mucho el que las categorías incluyeran una modalidad de extranjeros. Además de hacernos pagar más, se aseguran que el premio (a veces en metálico) sólo se reparta a corredores nacionales. ¡De no ser por eso, fijo hubiera ido a más!

Con mi hermana Jimena en 4th One Race

La modalidad más común son carreras de asfalto, a las que se apunta un gran número de gente (unos 2.000) generalmente, aunque yo corrí una media maratón (Navi Mumbai Half Marathon) en la que como sólo fuimos unos 40 apuntados quedé primera absoluta, ¡mi primera vez! Además, suelen organizar una feria del corredor divertida el día anterior para recoger los dorsales, que puedes comprar por Internet. Eso sí, prepárate para madrugar: tanto en la 4th One Marathon Race (media maratón) como en la Winter Delhi Half Marathon (10K) que corrí en invierno 2019, ¡el pistoletazo salida se daba a las 6 de la mañana!

De nuevo, te dejo los links a los posts escribí con las crónicas de las tres carreras: 22.197m, La meta es el camino y Dixit, tuk tuks y relax.

Competir en Myanmar

La última experiencia que tuve de apuntarme a una carrera viajando fue en Myanmar: Shan Highlands Trail Run 2020 en marzo ¡apurando los eventos antes del Covid-19!

No puedo hacer una comparativa al ser la única que corrí (porque en Myanmar no organizan muchas carreras) pero os puedo resumir las características principales. En este caso fue una carrera de trail, organizada de nuevo por extranjeros y con una mayoría de corredores también extranjeros. Además en este caso te facilitaban tanto alojamiento como transporte desde Yangon (de pago), y te invitaban a la cena del día anterior tras recoger los dorsales.

Competí por primera vez algo más largo que una media: fueron 24K, ¡y me fue genial: quedé cuarta de la general y primera femenina! Puedes ver la crónica en mi post Tapering y Carrera en Myanmar.

¡Me lo pasé de miedo!

Correr en Asia carreras organizadas es una de las experiencias que más me han enriquecido en lo que llevo de viaje, ¡animo mucho a quien se lo esté planteando a que pruebe suerte!

Además en Carreras puedes ver mis planes de competi cuando quieras y apuntarte conmigo, ¡no excuses!

¿Cuánto cuesta viajar de mochilera por Asia?

Una de las cuestiones que más preocupan a los futuros viajeros (y a muchos de los presentes) y de la que a mí me encanta hablar 😉 es el presupuesto de viaje. Si aún no me conoces, has de saber que viajo como mochilera (generalmente duermo en hostel, como street food y uso el transporte local). Además de correr 15K todos los días, procuro no perderme ninguna experiencia por el camino. ¡Eso sí, sin gastar un duro más de lo correspondiente!

Viajar por Asia es mucho más barato de lo que imaginas. Yo he gastado aproximadamente 6.800€ en 10 meses. Incluyo todo salvo el billete de ida a Kathmandu (que fueron unos 380€) y mi seguro de viajes (aproximadamente 600€), porque ambas cosas las cogí antes de empezar la contabilidad 😉

Por ahora he estado viajando un total de 306 días (del 3 de Octubre de 2019 al 4 de Agosto de 2020), y me ha salido una media de 22,3€ diarios. He visitado Nepal, India, Cambodia, Myanmar y Thailand.

En qué gasto las pelas

En lo que más he gastado, un 41% de mi presupuesto, ha sido en “bribe”. Es una categoría en la que englobo gastos administrativos (como visados o entradas a los monumentos) y gastos relativos a experiencias (como dorsales de carreras o masajes). ¡Claramente se puede ajustar el gasto si te cortas un poco! Pero eso sí, aquí hay conceptos que, a no ser que vayas muy muy ahorrador, no te recomiendo recortes: permisos de trekkings o hacer la colada.

El segundo mayor gasto ha sido en alojamiento (19%) seguido por billetes de avión (11%). ¡En alojamiento he gastado menos de 1.300€! Es cierto que en la última parte de mi viaje (unos dos meses) he tirado mucho de tienda de campaña, lo que ha aliviado mucho la cuenta. Y respecto a los billetes de avión… He cogido los mínimos posibles: para cambiarme de país y un par de ellos en India. Pero si eres de los que no vuelan ni en broma, ¡puedes ahorrar más pasta!

Gráfico agregado de mis gastos de Nomad Walet

Nepal fue el país más caro y Thailand el más barato

En el país que más he gastado ha sido en Nepal, pero no sé hasta qué punto fue porque era el primero que visitaba (y tenía menos experiencia en el control de gastos). En concreto, me gasté mucho en experiencias (casi 1.000€): trekkings, permisos, rafting, yoga… ¡Me lo pasé estupendamente, vamos! Hice una media de 36,2€ diarios y estuve 56 días por allí.

Thailand me salió muy barato, en mi opinión gracias a ser el país en el que más tiempo viví (139 días): 13,9€ de media. Ahorré mucho gracias a la tienda de campaña (menos de 380€ de alojamiento) y a la bici (90€ en transporte).

Apps útiles para contabilizar mientras viajas

Utilizo para contabilizar mis gastos una app que se llama Nomad Wallet, que pese a que es gratuita el primer mes, merece la pena pagar la versión premium (4$ al año) si tu viaje dura más tiempo. Tiene la ventaja de que puedes introducir los gastos en un calendario por días y clasificarlos (bribe, accomodation, food, flight ticket, transport, shopping, drink, coffee y añadir más si quieres). Otro punto positivo es que puedes meter diferentes monedas y medios de pago (debit, credit y cash) y distintos viajes: yo hice un cuadro de gastos por cada país, y luego hice un agregado. Además presenta los datos en un gráfico bastante sencillo y suma los datos en la moneda que quieras.

Cuando me toca compartir gastos tengo la suerte (buena o mala) de ser yo la que apunta, y lo hago gracias a una app que se llama Settle up. Me gusta porque es gratuíta, porque puedo meter gastos en diferentes monedas y porque me permite meter quién participa de los gastos (no necesariamente todos hacemos lo mismo). Además, puedo simultáneamente tener varios cuadros de gastos, lo que es guay si tienes cuentas con diferentes grupos 🙂

Espero que toda esta info te haya sido útil y… ¡Que ya no tengas excusa para irte de viaje! Pero si quieres leer algo divertido de gastos en medios de transporte (tema que a mi me interesa bastante), te recomiendo mi post: Barcos, motos, jeeps, trenes y demás parientes.

 

Las mejores rutas para correr en Thailand (for dummies)

Las mejores rutas para correr en Thailand no son las más largas, ni las más técnicas, ni las más duras, a pesar de que a mí me encante sufrirlas 😉

Si te gusta el deporte y viajar, seguro que te encantará correr y recorrer tus destinos de una manera tranquila y sin sobreesfuerzos.

Y para demostrarlo aquí una lista con más de 10 ejemplos de que no hace falta ser un maratoniano para disfrutar de una ciudad, un paisaje o una atracción turística corriendo.

Correr por Bangkok

Tu viaje al país de las sonrisas va a pasar sí o sí por la capital, pues tiene los aeropuertos más importantes, está bastante centrada, tiene mil cosas para ver y hacer y es un must si te gustan las ciudades asiáticas.

A mí me encanta callejear por los barrios de las ciudades para empaparme de su gente y cultura: ir en busca de arte urbano, de gente pintoresca, de sus zonas menos turísticas y de las escenas más bizarras.

No te van a faltar rutas para correr por los barrios de un Bangkok lleno de contrastes, pero estoy aquí para hablarte de las mejores rutas para correr en Thailand y debo destacarte estas:

  • Lumphini park. Piérdete por este maravilloso parque, pulmón de la contaminada urbe de la capi. Es el Central Park/Retiro/Hyde Park de Asia. Un imprescindible para recorrerlo andando, corriendo, pedaleando o con tu esterilla para practicar uno de los muchos deportes que practica allí la gente local. Te dejo aquí mi ruta corriendo en Lumphini park (en Wikiloc).
  • Ruta por el norte de Bangkok. Si tienes la suerte (buena o mala) de coger un bus para el norte del país (yo volvía de Mae Hong Son) puedes ir a correr a Wachirabenchathat park. Es muy bonito, y aunque el perímetro apenas cuenta con 3K, puedes perderte en sus caminos. Además, en la estación de buses tienes por 10THB duchas (como 0,3€), y la consigna es gratis siempre que presented el billete de bus: ¡no hay excusa! Te dejo el recorrido que hice yo, también de Wikiloc.

Correr por Ko Kut

Ko Kut es la isla perfecta para pasar una pandemia mundial y conocerla mejor que la palma de mi mano. Eso sí, si no estás en forma, ¡te vas a poner! Porqué en toda la isla no existe ni un 1.000 plano (doy fe, que entrené por ahí miles y fartlek: lo puedes ver en mi IG). Las rutas imprescindibles son:

  • La famosa ruta de mi reto del libro de la selva, por si aún no la has visto, pégale un vistazo a los verdes del camino (mira ésta publicación de IG). Es una ruta técnica y bonita por caminos entre la selva (con su preciosa cascada de obligatoria visita).
  • Inventate una ruta playera sencillita que termine en el muelle de Ao Tapao al atardecer. Disfrútalo y tómate una fresca en alguno de sus hoteles a pie de playa, un imprescindible para mí que no encontrarás en las guías de viaje.
  • De Este a Oeste. Otra ruta chula (pero cañera, aunque apenas son 10K) puede ser or desde el pantalán de Siam Beach al Puerto de Ao Nai Yam, y así podrás presumir, como yo, de haberte hecho un Forrest Gump (de nuevo, te recomiendo le eches un ojo a otro post de IG).

Correr junto al Mekong

Como ya sabrás, recorrí el río Mekong en bici en su recorrido como frontera con Laos. Este río desprende paz y correr junto a el es una de las mejores cosas que me guardo de mi viaje.

Destaco sobretodo correr por los paseos fluviales de: Nakhon Phanom, Bueng Kan y Nong Khai.

Además, en Udon Thani (término de la ruta cicloturista por el Mekong), si tienes mono de correr acompañado 😉 puedes acercarte a Nongprajak park, y dar un par de vueltas (por lo menos eh, que yo me hice tres) al emblema de la city: su lago con el patito de goma. Te dejo aquí mi ruta de Wikiloc para que no te pierdas.

Lago en el parque de Udon Thani

Correr por Lampang

Lampang es una ciudad con un paseo fluvial de lo más interesante, con parques en la ribera y arte urbano en sus orillas. Recórretelo de arriba a abajo (como hice yo, mira aquí la ruta de Wikiloc).

Paseo fluvial en Lampang

Correr por Pai

Pai es un paraíso paisajístico: el valle verde hace que sea in entorno estupendo para ir en bici, paseando o corriendo. Sin embargo, a mí me gustó especialmente una ruta que combina el norte del pueblo y rodea el valle, pasando a la vuelta por el aeropuerto. El recorrido exacto lo puedes ver en Wikiloc, y si tienes tanta suerte como yo te encontrarás en el recorrido a mucha gente haciendo deporte.

Además, si eres valiente, puedes atreverte a enlazar a pata varios puntos clave: el Memorial bridge, la casacada Pembok, el Pai Canyon y el Bamboo bridge. Eso sí, pese a que puedes ver en mi post de IG que corrí por todos esos sitios, confesaré qué los enlacé en bici 😉

Correr por Mae Hong Son

En Mae Hong Son sólo tuve ocasión de correr una ruta bastante interesante (te dejo un enlace a Wikiloc). Pese a ser lineal, sales lo suficiente de la city como para encontrarte pueblos con encanto birmano (no te olvides que estás a poquitos kilómetros de Myanmar). Además, pese a que el pueblo está rodeado de montañas, en este caso el perfil es prácticamente plano 🙂 Y muy verde…

Ruta en Mae Hong Son

Correr por Ko Tao

Ko Tao significa en tailandés “Isla Tortuga”, que define perfectamente el ritmo de carrera de Ferran 😉 que nos envía sus rutas preferidas de esta isla que enamora y atrapa a quien tiene la suerte de visitarla:

  • Resort abandonado. Desde la calle principal que sube desde Sairee beach hacia el Muay Thai island empiezan unas cuantas rutas de senderismo muy, muy aptas para correr. Normalmente la gente dice que hay que disfrutar del camino y no del destino, en una de estas rutas (en maps.me dirección Ao Laem Thian) vas a disfrutar de sus caminos y sendas entre la selva tailandesa, pero reventando la frase cursi anterior, vas a disfrutar al llegar a un pequeño resort abandonado entre dos playas de las que, seguramente, podrás tener para ti solo. Si te gusta el rollo puedes encontrar un hostel abandonado a medio construir en la calle que mencioné antes. Es un planazo subir a su terraza y disfrutas de las vistas de la selva, las mejores playas de Ko Thao y su famoso atardecer de fondo. Por la zona tienes bastantes más rutas para correr por montaña y disfrutar de los muchos viewpoints que hay.
  • Running hasta Mango beach (playaza) con su cervecita hidratante post carrera en alguno de los bares con vistas del camino.
  • En la zona suroeste obligada visita a Tanote beach. Mi recomendación es que vayas corriendo o ni te enterarás del curioso pub abandonado que se encuentra por el camino. En la playa tienes servicio de masaje si el estrés de Ko Thao puede contigo, pero si te quedan fuerzas debes bañarte apra hacer algo de snorkel y saltar desde su famosa roca central en medio del mar.

Correr por Ko Pha Ngan

De nuevo seguimos los consejos de Ferran para este apartado.

Esta isla es bastante más grande que Ko Tao y tienes también bastantes rutas para adentrarte en sus selvas. El principal atractivo de éstas son sus cascadas, sus playas y sus fiestas, y aunque te pegues las fiestas que quieras 🙂 que la resaca no te impida correr por al menos una de estas rutas:

  • Tour de playas paradisiacas. Las playas del norte de la isla están bastante pegadas a la carretera, así que correr a lo largo de esta es una ideaza. Y no seré yo la que me moleste si paras a descansar en Malibú beach o Ban Chalok Lam o si cruzas a la islita de Ko Ma por su lengua de arena. Para la vuelta, parada obligatoria en Secret beach al atardecer: fiestas hipilongas improvisadas, clases de yoga en la arena y rodeada de bares con buenísoma comida vegetariana.
  • Entrena series o carreritas suaves en la playa de Haad Rin y quédate a disfrutar de sus espectáculos con fuego nocturnos. Si hay luna llena el plan cambia y cambiamos las zapas de correr por las chanclas (que seguramente perderemos) para disfrutar de la fiesta más famosa del sudeste asiático, la FullMoonParty. Hay muchas fiestas mejores, pero no tan conocidas.

Correr en Khao Sok National Park

Según Ferran, el parque nacional es famoso por su enorme lago, taaan fotografiado , aunque tiene otras cosas diferentes como sus casitas de madera flotantes.

Puedes hacer una ruta por la selva del interior del parque. Los caminos son preciosos, corribles casi en su totalidad. Puedes ver paisajes bonitos, animales tipo lagartos gigantes y pegarte algún chapuzón, pero, si tuviese que hacer un ranking, éste se quedaría fuera por que la entrada cuesta dinero (300THB).

Correr por Phuket

Phuket, aunque esté petado de turistas (no en tiempos de Covid-19) tiene rutas chulas que puedes recorrer:

  • Old Phuket. Deja a un lado el Viewranger (que es con lo que yo planeo las rutas) y no planifiques ésta. Corre y piérdete por el viejo Phuket. Disfruta de su arte urbano, sus calles y su arquitectura colonial. ¡Tómate un mango sticky rice para coger fuerzas y recordar que sigues en Siam!
  • Big Buddha. Ésta es una ruta exigente pero merece la pena. Vas a subir subir y subir para conocer una estatua gigantesca de buda blanca, maravillarte con las vistas de la colina y comer por la cara (o por la voluntad) en el buffet Gin Jay (comida apta para los monjes) que se encuentra junto al parking y la entrada. Tip: subir o al bajar por Soi Klung Yang para disfrutar de sus pistas forestales.

Pues con todo esto ya tienes tarea… A ver si llegas a casi los 1.000K por el país como yo: no dejes de leer mi post resumen con los … Datos de Thailand.

La mejor cascada del sudeste

Después de estar viajando 10 meses por el sudeste asiático, he tenido la suerte de poder ver muchas cascadas.  La mejor me la encontré en el norte de Thailand, en la provincia de Mae Hong Son: Pha Suea waterfall.

Vista de Pha Suea waterfall desde la bajada

Personalmente, me encantó por la cantidad de agua que desciende por ella (muchísima, probablemente por estar en estación lluviosa). Además, porque me dí un chapuzón (ahora os cuento, pero no fue autorizado), y porque es muy fotogénica: hay varios puntos desde los que la cascada sale preciosa.

Para llegar has de ir por la carretera 1095 (de Pai a Mae Hong Son) y desviarte siguiendo las indicaciones hacia Ban Rak Thai. Una vez coges el desvío, la cascada ya está indicada y a unos 9K a la derecha.

Cuando llegas ahí, en primer lugar puedes dejar la bici (o moto) en el aparcamiento; y luego tienes que bajar unas escaleras hasta que llegas (unos 10 minutos de bajada). Además la instalación cuenta con un mirador (desde dónde se pueden hacer buenas fotos) y con baño público.

La entrada a la cascada cuesta 100THB para los extranjeros (el precio para los los tailandeses no te lo digo, porque morirías de rabia). Pero, ¡te los puedes ahorrar si vas después de las 5!, porque en ese caso ya el personal habrá recogido. Y encima si entras a esa hora, nadie te vigilará y, pese a las señales de “No swimming” te podrás dar un súper baño.

Baño en Pha Suea waterfall

Si te ha gustado, te recomiendo leas La cascada más bonita de todo Thailand que es dónde cuento la experiencia completa.